Muda IV – Nido de hornero

“A las Casas Mudas les queda mucho por decir. Son búsquedas de nuevas experiencias de habitar. Se aíslan del mundo, porque lo sienten un tanto hostil. No les interesan el contexto, aunque cada tanto espían un poquito. Tienen límites duros y secos, pero interiores neutrales, apropiables e inestables. Son refugio para una vida ermitaña.”

 

Sucesión de experiencias puertas adentro.

Una pareja joven decide construir su primera casa en un barrio residencial consolidado y de transito bajo.
Una sucesión de patios y filtros organiza la vivienda.
El quincho-garage funciona como un primer filtro de acceso desde el exterior. El primer patio anuncia la llegada al espacio de habitar.
A través del corredor se ingresa a otro patio, esta vez cubierto (jardín de invierno), que funciona como espacio central.
Este funciona como eje desde el cual se acceden a todos los ambientes de la casa. Al igual que en el nido de hornero, el espacio central evita “contaminarse” del contexto exterior, generando un “espacio extra-apropiable”, que puede funcionar como espacio lúdico, de trabajo o simplemente como expansión.
Una zona de estar integrada aprovecha el ancho de la parcela y una gran superficie vidriada se relaciona (o no) con el patio del fondo.

 

Superficie cubierta :194.00 m2
Superficie semicubierta : 7.00m2
Año : 2011-2012
Barrio Constitución – Mar del Plata
Fotografía: Federico Cairoli

VOLVER A OBRAS